“Como brotes de bambú después de lluvia primaveral” Mitología China.

Quizá esta expresión china que nos indica abundancia, tal vez no pueda decirnos ¿que es La Mitología China? pero sí darnos una idea de lo variado, brillante o colorido que podría ser comparado en estas dimensiones a la Mitología Griega o La Biblia en Occidente.

Mitología China su motivo y contenido.

La Mitología, producto de la sociedad infantil del ser humano refleja los conocimientos del primitivo sobre el Universo. Son quimeras nacidas de la realidad, como el trueno, la lluvia, la obscuridad de la noche, el Sol, la Luna, etc. Y esa explicación abarca la interpretación sobre el origen del Cielo, la Tierra y del ser humano.

1.- Mitología y “El Origen del Universo”: El Ying y El Yang.

  • El “Origen del Universo” es el tema mitológico común de casi todo pueblo. En China, el mito más popular es “Se Abre y Se Parte en Cielo y Tierra por Pan Gu”, he aquí el texto original:
  • “El Cielo y la Tierra habían sido caóticos como un huevo donde nació y creció Pan Gú, Dieciocho mil años después, se abrió y partió el caos en Cielo y Tierra: El Cielo lo forma lo masculino y lo claro; la Tierra la forma lo femenino y lo turbio”.
  • El mito sumamente conciso, de sólo 28 caracteres, encierra el concepto básico de la filosofía china: El Ying y El Yang “Lo masculino y lo femenino en movimiento”. Los masculino y lo femenino son elementos fundamentales que constituyen el Universo y este concepto básico de la filosofía china lo simbolizan el Ying y el Yang, estas fuerzas que conforman la pareja de energías polares cuya interacción se produce en todos los seres del universo.

 

2.- La Mitología y los Emperadores

  • Desde la remota antigüedad, China venía siendo un país politeísta: a quien quiera que dominara una habilidad especial, que mostrara una inteligencia destacada se le tendría por Dios y se le rendiría culto y adoración. Por ejemplo, el Dios de Trogloditas marcaría el periodo cuando los salvajes empezaban a vivir en cuevas; el Espíritu de Silex o fuego significaría el dominio del fuego para calentarse y cocer.
  • De estos dioses (incluyendo inventadores de vestido, barco, escritura, astronomía…) los sobresalientes gracias a su talento, sabiduría e investigación, se hacían jefes de tribus, patriarcas de clanes y por fin Los Emperadores.
  • El Emperador Central tenía caras para vigilar todo, era como Zeus de la Mitología Griega, el Supremo Dios del Universo y vivía en la montaña Kun Lun – Olimpo de China – donde se reunían todos los Dioses.
  • El nombre oficial de China es “Zhong Guo” que significa “País Central” y apareció por primera vez desde la Dinastía Zhou y se mantiene hasta hoy ya casi 3,000 años.
Emperador Amarillo, Huang Di

Presentamos dos mitos hechos de mucha Fantasía y Humanidad …

I.- Yi flechó a los Soles y Chang E huyó a la Luna

Yi y Chang E habían sido una pareja ideal que vivía en el Cielo, los dos hermosos, sanos y desinteresados, sobresalían en todo de sus contemporáneos: el mozo, lanzador hábil, campeón en el uso de flecha, dardo, etc. su mujer Chang E era una belleza que eclipsaba a todas las beldades de su época, además tenía una suavidad y delicadeza rara vista, un matrimonial muy feliz.

Sin embargo, aparecieron desgraciadamente en el cielo 10 soles al mismo tiempo. Quemada por ellos, la Tierra se convirtió en nada menos que un horno, y los hombres y mujeres que vivían estaban por extinguirse. Yi el noble desinteresado bajó con su mujer a la Tierra, con el fin de salvar al pueblo. Viendo a los hombres sencillos muriéndose bajo los soles abrazadores, no podía sino sacar sus arcos y saetas. Se rebeló contra la Corte Celestial disparándose furiosamente contra los soles – hijos del Emperador Celestial – los cuales cayeron a los flechazos uno tras otro hasta nueve. Si no fuera por el Emperador Yao, habría quitado el décimo también. Por fortuna llegó el Emperador y alcanzó detenerlo en el último momento, de modo que se queda el último Sol hasta hoy día para dar luz y calor a la humanidad.

Al mismo tiempo que se hizo héroe en la tierra. Yi fue condenado en el Cielo como rebelde, y comprometida, su mujer Chang E también se redujo de una diosa a una vulgar. No pudiendo aguantar este sufrimiento, se quejaban todos los días, de modo que el marido y la mujer se pasaban la vida riñiendo y se perdió la armonía amorosa matrimonial, y como consecuencia. Yi se enamoró de la Diosa del Agua Luo – mujer de Hebo, el Dios de las Aguas. Al poco, Hebo se enteró del todo y los dos hombres se pelearon. Preso de furia, le disparó y le hizo perder un ojo. La Diosa del Agua Luo se afligió, y mordida por el arrepentimiento, se alejó de Yi. Este héroe de la Tierra y rebelde del Cielo, luego de perder el amor de su mujer y ser rechazado por la Diosa del Agua Luo, se hizo cada vez más violento y cruel, se enojaba sin razón y mataba a quienquiera a sus anchas. Lúcido de que habiendo perdido las condiciones de un dios celestial, al fin y al cabo moriría sin remedio, decidió ir a la Montaña del Oeste para conseguir medicina inmortal. Se la dio la Reina Oeste. Pero su mujer Chang E se la robó y se la tomó ella misma antes de que se hubiera dado cuenta, y con la eficacia prodigiosa de la cual, se divinizó y flameando al viento las gasas blancas de su vestido, se elevó como nube hacia el Palacio Lunar.

II.- Jin Wei Llenando el Mar

Azul, azul intenso era el cielo durante una apacible mañana por el Mar Oriental, ese día la hija del Emperador paseaba radiante, ella era la hija menor del soberano y siempre se la atendía con el mayor tino y delicadeza en la corte ese día no iba a ser diferente, pero ante este magnifico cielo la princesa aún una niña levantó la mirada para ver el alba, los montes lejanos, las mariposas volar, el alto cielo, al cielo del otoño, pero en un momento sin darse cuenta la hija del emperador resbaló, cayó al Mar Oriental, el cielo se tornó gris, el mar fresco en rugiente, el viento de otoño movió todo, hasta las raíces de los arboles y la luz del sol se extinguió, la hija del emperador resbaló la pequeña y querida hija de su Majestad Imperial sucumbió ahogada. Nace ahora, el hombre de corazón sensible otra vez, lágrimas mojan el pecho del emperador, El Emperador Rojo quedó abatido ya no vería el reflejo de la luz brillante de la vida en las pupilas de su pequeña hija y parafraseando a Gabriel García Marquez  sentiría “..los amputados sienten dolores, calambres, cosquillas, en la pierna que ya no tienen. Así se sentía él sin ella, sintiéndolo estar donde ya no estaba”.

Ella ahora o su alma se transformarían en un diminuto pajarito llamado Jing Wei, y desde entonces todos los días este pajarito llevaría en su diminuto pico un minúsculo pedazo de yerba o piedrecita y lo arrojaría en el mar con el fin de llenarlo, porque le había quitado la vida y quitaría mil vidas más.

Imaginémonos: Por el vasto espacio neblinoso encima del mar, vuela un pajarito; el contraste extraño formado por lo débil del pajarito y del pedazo de yerba con lo vasto y violento del mar y lo infinito del espacio, pone de relieve la voluntad del pajarito por realizar una empresa tan noble y monumental y esta emociona con solemnidad trágica.

El mito simboliza la lucha dura del ser humano contra la naturaleza y Jin Wei representa esta batalla llena de victorias o de suplicios durante milenios querido lector.

“Como brotes de bambú después de lluvia primaveral” (雨后春笋, yǔ hòu chūn sǔn)
“Jin Wei llenando el mar o se Esfuerza por Llenar el Mar” (精卫填海)

“Zhong Guo” que significa “País Central” (中国)
“Yin Yán” (阴阳)

Referencias bibliográficas:

Wu Shoulin , “Historia de la Literatura Clásica China” República Popular China, Beijing,  Ediciones en Lenguas Extranjeras segunda edición, Tomo I 2014.
Gabriel Garcia-Noblejas y Sanchez-Cendal “Mitología Clásica China” España Madrid, Edicions de la Universitat de Barcelano, 2004.

 

Advertisements

Hola mundo!

Somos el Círculo de Estudios Chinos – Literatura del  Instituto Confucio – PUCP, y como se habrán dado cuenta, estamos interesados en conocer, analizar e investigar sobre la literatura china y sus alcances.  Cada cierto tiempo publicaremos las conclusiones a las que hemos llegado en las reuniones quincenales que tenemos en el local del Instituto Confucio, que queda  en la Av. Universitaria N° 890, San Miguel, Lima – Perú.

Si desean contactarse con nosotros o ser parte del círculo, pueden hacerlo escribiendonos usando el formulario de esta página, o directamente al email cech-literatura@pucp.edu.pe.

Gracias!